viernes, 28 de febrero de 2014

Serie: House M.D

Nombres: House, Dr House, House M.D
Creador: David Shore
Género: drama médico, tragedia, comedia
Temporadas: 8
Reparto: Hugh Laurie, Lisa Eldestein, Omar Epps, Robert Sean Leonard, Jennifer Morrison, Jesse Spencer, etc.


De qué trata:

Gregory House es un médico especialista en enfermedades infecciosas, jefe del departamento de diagnósticos del Hospital Universitario Princeton Plainsboro. Él junto con su equipo se encargan de diagnosticar aquellos casos cuyos síntomas parecen no tener explicación.

Pero House no es un médico cualquiera: es un genio. Ha sido capaz de salvar cientos de vidas curando enfermedades cuyos diagnósticos eran prácticamente imposibles de descifrar. Aunque su naturaleza sarcástica, burlona, autodestructiva y retorcida y sus métodos medicinales poco convencionales, así como su necesidad de fastidiar a todo el mundo, le traerán más de un problema a él y a sus compañeros más cercanos.

Él sólo busca acertijos. Se divierte siendo un imbécil y uno de sus pasatiempos favoritos es volver paranoicos a aquellos que lo rodean. Es egoísta, adicto al Vicodin, autodestructivo y para él el mundo siempre gira a su alrededor. Es un imbécil con todas las letras. Así es Gregory House.



La serie: (spoilers debidamente indicados)

En general, en cada capítulo tenemos un caso, un paciente enfermo que no ha podido ser diagnosticado. Por supuesto, también hay una trama más sólida y constante, que es la que involucra a los personajes.

Los pacientes no siempre son sólo un número o un acertijo. La mayoría acarrea con ellos mentiras o situaciones de sus vidas que los llevaron al estado en el que se encuentran. House es una serie en donde la moralidad, la ética médica, la religión, los ideales y demás son temas cuestionados constantemente. Hay capítulos enteramente dedicados a temas como el aborto, la eutanasia, las trabas que imponen las religiones en los tratamientos médicos, la adicción a las drogas, etc. Cada paciente tiene una historia, y esa historia influirá en la resolución del caso y los caminos que se tomen para tratar al paciente.
Wilson

Por otro lado, en lo que concierne a la "trama constante", además de el mismísimo House, hay otros personajes relevantes (o víctimas del egocentrismo de House): Wilson -WILSON (L)-, un oncólogo que trabaja en el mismo hospital y su mejor (y único) amigo; Cameron, Foreman y Chase, el equipo de House que colabora en sus diagnósticos, y Lisa Cuddy, la decana de medicina y jefa de House, que mantendrá una relación de tira y afloje con nuestro excéntrico doctor. También habrá otros personajes recurrentes a medida que avance la historia, como ser Amber (alias Cutthroat Bitch), Taub, Kutner y Thirteen, cada un con su historia por detrás y un futuro complicado mientras permanezcan en manos de House.

¿Qué más hay en House? Feelings. Muchos y de todas clases, formas y tamaños. Primero que nada, House es un personaje extremadamente complicado, y el que más feelings despierta: simpatía, odio, pena, rabia, etc. Esta personalidad tan complicada también afecta a cómo uno ve al resto de personajes. De los secundarios, en un momento podemos odiarlos fervientemente, pero en algunas escenas podemos darnos cuenta de que al fin y al cabo trabajan para House y de algún modo están conectados con él. En la serie, las particularidades de House, más allá de afectarlo a él mismo, también afectan a los que lo rodean. Es así como las relaciones en la serie son más profundas y complicadas de lo que pueden parecer a simple vista: es como un sistema de retroinfluencia, en donde todos se ven afectados por todos, pero en donde principalmente todos se ven afectados por House y viceversa. E incluso hasta los pacientes se ven afectados por sus doctores y viceversa.


Pero aún así, el principal sigue siendo House, de eso no nos olvidemos. ¿Por qué hago tanto hincapié en él? Porque a menos que hayan visto la serie en su totalidad, o los capítulos suficientes, y no sólo capítulos sueltos, se darán cuenta de que House es realmente el alma de la serie y no sólo por ser el que resuelve los casos con todo el sarcasmo e ingenio posibles. Ya les mencioné cómo era House: inmoral, egocéntrico, miserable, sarcástico, y algunas veces hiriente. Un auténtico dolor de cabeza con tendencias a transformarse en un cáncer de proporciones importantes si se lo propone. Esta serie en su totalidad también abarca un aspecto muy importante del propio House: su evolución. El House que conocemos en la primera temporada es bastante diferente del que conocemos en la última. Toda la serie implica un cambio progresivo en House; los pacientes, las personas que lo rodean, las situaciones que se dan, todo lo que ocurre, por más bueno o malo que sea, va a contribuir a un cambio absoluto, a una redención del personaje. En este sentido, los personajes secundarios tampoco serán los mismos: por mencionar a algunos personajes, el Foreman, el Wilson, el Chase o la Thirteen que conocemos al principio, tras haber sido parte de la vida de House, tampoco serán los mismos que eran al principio de la serie.


Y aún con todo, a pesar de lo mucho que me gustó esta serie, hay algunos puntos a mi parecer negativos. Primero: no es novedad que House es una serie conocidísima que durante su emisión cosechó muchísima fama, así que no es extraño en absoluto que hayan tratado de alargar la serie para sacarle más provecho. Tampoco es que se la haya podido alargar mucho más de lo que lo hicieron (por más enredos que haya en la trama principal, y por más casos que se inventen, no resultaría extraño que la audiencia terminase cansándose de las dos bases argumentales que sostienen a la serie); pero a mi parecer sí que la alargaron cuando la serie podría haber terminado perfectamente en su sexta temporada, o como mucho en una séptima temporada más corta, de entre 12 y 13 capítulos. Pero ojo, no me malinterpreten. No es que considere que las dos últimas temporadas son completamente prescindibles (de hecho es en las dos últimas temporadas en donde vemos los cambios más bruscos de House), sino que me dio la impresión de que el tema de los casos sin diagnósticos queda un poco de lado para darle más lugar a la trama que concierne a los personajes regulares, la cual termina estirándose como chicle. En mi opinión esas dos temporadas podrían haber sido una sola bastante decente.

Segundo: el final. El final despertó muchos sentimientos: algunos lo odiaron y otros lo amaron. En mí personalmente provocó sentimientos encontrados: me habría gustado algo más grande para semejante serie, algo más épico tras haber vivido ocho temporadas junto a los personajes, más allá de que sea un final agridulce en sí. Es decir, hay finales de temporada que son más emocionantes que el propio final de la serie. Por otro lado, y dejando un momento las críticas de lado, es innegable que lo que hace House es de lo más leal y admirable. Juro que cuando entendí todo el final, y más concretamente en las escenas finales del último capítulo, cuando finalmente House cambia, me sentí orgullosa de él. Quiero decir, no fue un pensamiento random, sino que EN SERIO, DE VERDAD, que me sentí orgullosa de él. Sí, hasta este punto me afectó la serie.

Tercero: más allá de los detalles mencionados anteriormente, hay algo que realmente me molestó/decepcionó/chocó/etc. del capítulo final. OJO: SE VIENEN SPOILERS. El capítulo final es muy emotivo, todos quienes formaron parte de la vida de House (incluso su ex esposa, que sólo aparece durante unos capítulos), y me refiero especialmente aquellas con las que tuvo alguna historia amorosa, aparecen en escena: la ya mencionada ex esposa, Cameron... ¿y Cuddy? ¿CÓMO NO VA A APARECER CUDDY? Comprendo que las razones por las que no apareció en realidad fueron externas a la trama de la serie, fue un problema con Lisa Edelstein (Cuddy), pero aún sabiéndolo, es una gran mancha en el capítulo final. Cuddy fue la mujer más importante en la vida de House y en la serie, fue uno de los principales personajes que formaron parte de su cambio. Sencillamente, no tiene sentido que no aparezca, es imposible concebir un final con todos los personajes que estuvieron al lado de House durante años en el hospital en el que no aparezca Lisa. Y aún así también considero que habiendo modificado un poco el guión, el resultado podría haber sido más aceptable, y la ausencia de Cuddy menos chocante. FIN DE SPOILERS.



Y para hacer un paneo general de las temporadas en sí, la primera y la segunda se hacen de lo más llevaderas, entretenidas, con casos muy interesantes, aunque la segunda flojea un poco hacia la mitad. La tercera, aunque hay bastante drama, me pareció un poco densa a pesar de tener capítulos bastante interesantes. La cuarta es un soplo de aire fresco: es la más corta de todas las temporadas, y una de las más dinámicas. Nunca me voy a olvidar de los dos últimos capítulos de esta temporada (House's Head y Wilson's Heart), los cuales me dejaron realmente impactada y me encantaron de principio a fin. La quinta no es la mejor pero considero que es una de las más importantes: es en la que se reflejan las secuelas de los hechos acontecidos en la temporada 4, y además, es una mezcla de situaciones dramáticas/trágicas, alucinaciones y grandes decisiones, al menos en lo que concierne a House. La sexta empezó muy bien, y continuó muy bien también; a destacar el caso Dibala, que además de abarcar capítulos bastante interesantes, determina un giro relativamente importante para uno de los personajes de la serie. Y en cuanto a la séptima y octava, ya saben parcialmente mi opinión: la serie tendría que haber acabado con seis temporadas, o con siete, constando la última de la mitad de capítulos que la mayoría de las temporadas (o sea, 12 capítulos, como mucho 13) y otro enfoque ligeramente diferente en lo que concierne a la historia.




¿La recomiendo? Absolutamente. No es una serie perfecta; hoy en día, difícilmente encontramos una serie perfecta de principio a fin. Pero la trama que conecta a los personajes, los interesantes planteamientos morales y relativos a la ética médica, los casos inusuales y por supuesto el mismísimo personaje de House, uno de los personajes más carismáticos y admirables que tuve el placer de conocer en pantalla, hace de House M.D una de las mejores series de corte médico que van a ver en mucho tiempo.





8 comentarios:

  1. Hace años había visto House y como dos veranos antes he terminado de ver la serie. Aunque si no fuera porque mi padre se puso a ver un día un episodio de la cuarta temporada en plena cena, creo que nunca no lo hubiera visto junto con otras series para variar. :)
    En fin, por lo que veo (y que recuerde) es la primera reseña de serie que he leído en tu blog. ¿Acerté?
    ¡Nos vemos! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es la primera reseña que hago de una serie :)

      Eliminar
  2. esa serie la vi casi completa, ahora veo capítulos sueltos y me encanta
    un beso

    ResponderEliminar
  3. Me quede como en la 5ta o 6ta temporada no recuerdo, pero algunos capitulos salteados de las primeras así que espero un día empezar a ponerme con ella desde el principio hasta el fin, ya que amaba a Dr. House <3
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola linda! :)
    A mí también me encanta House, la verdad una serie genial.

    Besos :3

    ResponderEliminar
  5. He de decir que estoy más que de acuerdo contigo! Me encanta HOUSE! Un beso cielo! Pásate por favor!

    ResponderEliminar
  6. yo nunca la vi completa xDD pero me contaron el final y yo fui como "en serio :O?

    ResponderEliminar
  7. La verdad que si y el final sorprende y a mi parecer es original. Me encanta la actitud de House >.<.

    ResponderEliminar