lunes, 18 de febrero de 2013

Última Lectura: Las Otras Islas - Antología

Título: Las Otras Islas
Autores: Varios (Eduardo Sacheri, Inés Garland, Pablo de Santis, etc)
Saga: No.
Editorial: Alfaguara
ISBN: 9789870422532
Formato: tapa blanda con solapas


Sinopsis:

La Guerra de Malvinas se desarrolló a lo largo de poco más de dos meses pero el conflicto bélico marcaría para siempre a varias generaciones de argentinos, y muy especialmente a los miles de jóvenes que se vieron por primera vez con un fusil en la mano.

Los relatos aquí reunidos dan cuenta de los sueños y esperanzas que quedaron truncados para siempre, de la experiencia crucial que dejó ese contacto directo con la muerte, y de las cicatrices de una sociedad que todavía no ha podido enfrentarse con sus propios fantasmas. Estos nueve cuentos, como las piezas de un rompecabezas, recuperan escenas de la vida cotidiana de jóvenes anónimos que formaron parte de un tiempo marcado por la violencia y la irracionalidad. Una antología que evoca a través de la ficción la Guerra de Malvinas, uno de los episodios más dramáticos de la historia argentina.




Opinión personal:

Hace un tiempo, cuando se publicó en Argentina (febrero del 2012, si mal no recuerdo) este libro, le había echado el ojo porque me suelen interesar bastante las novelas que tratan de guerras, de la dictadura, autoritarismo, represión, etc, aunque no tenía pensado comprarlo inmediatamente. Sin embargo, cuando me vi obligada a escribir una monografía, esta antología fue mi primera opción.

Esta corta antología escrita por distintos autores argentinos está compuesta por nueve cuentos que tienen un tema en común: la guerra de las Malvinas que se desató el 2 de abril de 1982, y en la que se enfrentaron Argentina e Inglaterra.

Si bien hubo cuentos que me gustaron mucho, hubo otros que me gustaron menos, y otros que me dejaron indiferente. Pero en general, la mayoría de los cuentos me resultaron entretenidos, y cada uno tiene su propio mensaje a su manera.

Primero que nada, tenemos unas Palabras Preliminares por Edgardo Esteban, un excombatiente de Malvinas. En ellas nos cuenta un poco cómo fue la guerra y algunas de sus consecuencias, y nos adentra un poco en el tema.


Cuando hoy repaso las historias que presencié en el ’82, me cuesta aceptar que fui un adolescente en un país en guerra, que estuve junto a padres que miraban la televisión esperando enterarse del destino de sus hijos, que seguía en los diarios la suerte de nuestros hermanos en una tierra que parecía situarse en otro planeta –nuestros jóvenes llegando a las Malvinas como astronautas a la Luna: sin máscara de oxígeno ni traje para soportar la falta de gravedad-, que escuchaba al almacenero o al mozo confesar su miedo a que los ingleses bombardearan la Argentina. Es difícil concebir, cuando hoy miro una película de guerra por la tele, que yo estuve sentado en silencio, en un living, mientras una madre y un padre miraban el noticiero de una guerra real, donde su hijo era el único protagonista que les importaba, y ningún guionista podía decidir su vida o su muerte. Solo el destino.


El primer cuento, La Penitencia de Marcelo Birmajer, es uno de los que me gustó. Trata de un chico, Rafael, cuyo hermano mayor tiene que ir a la guerra. Y a partir de ese hecho, sus padres comienzan a prestarle más atención a las noticias de la televisión, con la esperanza de enterarse de que su hijo sigue vivo, que al propio Rafael.

El Puente de Arena de Liliana Bodoc es el más corto de los cuentos, y a pesar de que tiene un lindo mensaje que me gustó, no logré disfrutarlo demasiado. No me gustó mucho la historia que plantea para transmitir el mensaje de paz entre los argentinos e ingleses. Aunque cabe destacar que es un cuento sencillo, y que a lo mejor algunos encuentran en esa sencillez el lado bueno.


A veces, los cuentos son retumbos y destellos de hechos ciertos. Contamos lo que ocurrió. Otras veces, los cuentos son pedazos de sueños. Contamos para que ocurra.


Clase 63 de Pablo de Santis es otro de los que más me gustó. El narrador es un combatiente que debe ir a la guerra, en donde es acompañado principalmente por su amigo Aguirre y un joven llamado Pedro Lanes, personaje en el que se centra la historia. El desenlace me gustó, tiene como un aire melancólico, y triste pero también un poquito feliz, al pensar que Pedro pudo cumplir su sueño.


Yo tenía diecinueve años: no pensé en padres o hermanos, no pensé en la red que une a cada uno con los demás, en el daño de una muerte en otras vidas. Ni siquiera pensé en el otro caído, el soldado clase 62. Pensé en la muerte de Lanes como un hecho aislado, como si hubiera ocurrido en el interior de un laboratorio o en la superficie de un planeta distante. 
Con Lanes la frase del peluquero Luigi no se cumplía. Él sí había conocido el hambre, el frío y la guerra.


Memorándum Almazán, de Juan Forn, es uno de los que menos me gustó. No es que me parezca un cuento malo, pero es uno de los dos cuentos que no me provocó ninguna clase de sentimiento, como sí lo hicieron los anteriores. Es simplemente un relato que al principio parece que se encamina hacia un lado, y al final termina yendo hacia otro. Y los personajes... ni fu ni fa, no me desagradaron, pero tampoco me gustaron. Además, es el cuento más largo y uno de los que más pesados me resultó, tanto por el hecho de que mientras lo leía no me iba gustando y también porque la prosa del autor es algo pesada.

Las Otras Islas de Inés Garland, que da nombre al libro, es el cuento que más me gustó de todos. Los protagonistas son dos jóvenes muy sencillos llamados Yagu y Tatú, que vivieron un tiempo en "otras islas", en donde encuentran gente a la que se vuelven muy unidos. Luego, vemos a través de los ojos de una niña muy cercana a Tatú la partida de él y su amigo Yagu hacia la guerra, para finalmente ver las consecuencias de ésta en la vida de estas personas. Mientras lo leía no pude evitar sentir angustia por lo que les ocurre a Yagu y Tatú, y las palabras de la narradora realzan aún más este sentimiento. Es, además, el cuento que me parece que refleja mejor que ninguno lo que significó la guerra para los jóvenes que tuvieron que ir allí.


Cuando Yagu se puso a hablar, no parecía que me estuviera hablando a mí. Se miraba los pies. Empezó a hablar del frío que hacía en las islas, más frío del que yo hubiera tenido en toda mi vida, dijo. Llovía durante días y días. Y soplaba un viento helado y ellos estaban en un pozo, sentados espalda contra espalda y dormían ahí, con los pies en el agua helada. A Tatú se le helaron los pies. 
Después dijo algo que quedó suelto. 
-No podía correr.


El Alimento del Futuro de Pablo Ramos también me gustó mucho. Este trata particularmente del hundimiento del buque General Belgrano, acontecimiento en el que murieron más de 300 personas. Nos narra lo que un grupo de chicos de un barrio de Buenos Aires piensan sobre la guerra antes y después de que un joven del mismo barrio, Gaby, se ve obligado a embarcarse en el buque.


-Eso está bien, nena, pero sentime, no lo hace héroe haber recibido dos torpedazos y sobrevivir cuarenta y ocho horas en el mar. Lo hace un héroe su comportamiento en esa emergencia. ¿Entendés, nena? Está quemado en la cara y en las manos y tiene la espalda rota. Ya no va a caminar ni a tocar la guitarra ni nada de lo que le gustó toda la vida. Y eso, porque se metió una y otra vez, entre el fuego y los fierros al rojo, para rescatar a sus compañeros.


Me van a tener que Disculpar de Eduardo Sacheri es otro de los que no me gustó demasiado. Habla sobre aquel partido del mundial de fútbol del 86 en México, cuando Argentina se tuvo que enfrentar a Inglaterra. No voy a negar que me pareció original e imprevisto encontrarme con un cuento sobre este tema en esta antología, aunque supongo que tiene bastante sentido, ya que de algún modo, este partido fue como una "revancha" para los argentinos luego de haber perdido las islas. No me gustó porque se me hizo aburrido, aunque eso no significa que no me haya parecido interesante.

La Guerra de las Malvinas de Patricia Suárez es el otro cuento que no me provocó ninguna clase de sentimiento. Poco le veo relacionado con la guerra, y me resultó aburrido. Por suerte no es demasiado largo, porque no veía la hora de terminarlo mientras lo iba leyendo.

Finalmente, No dejes que una Bomba dañe el Clavel de la Bandeja de Esteban Valentino me gustó bastante. Este se centra en un chico llamado Emilio que se enamora de una joven en un baile, y mientras está en la guerra, rememora cada detalle del mismo. No es el mejor de los cuentos, pero me pareció entretenido, interesante y logra reflejar el sentimiento de melancolía que invadió a más de un soldado argentino que fue a la guerra con la incertidumbre de no saber si volvería a ver a sus seres queridos.


“Cuando me dijeron que tenía que venir a Malvinas yo ya había sido recreado por vos, Mercedes, y entonces venir  la guerra con tu recuerdo fue también venir con aquel clavel que me hizo tan mejor de lo que era. Ahora se largó a llover a cántaros, Mercedes, y ya no me importa. Mi amigo herido está llorando y yo lo tomo en mis brazos para decirle que está bien, que no se preocupe, que esta lluvia que nos empapa a los dos y a los otros que también se fueron acercando hasta donde estamos nosotros no nos va a matar y le acaricio la frente y le vuelvo a decir que no se preocupe, que yo los voy a sacar vivos de esta zanja cada vez más llena de agua y que si hay que rendirse lo vamos a hacer juntos y reúno a todos y les digo que ahora hay que esperar a que amanezca. Me acuerdo de una canción de Sui Generis y empiezo a cantarla en voz muy baja. Los demás me escuchan y, cosa rara, nadie me pide que me calle. A ver, vamos, ‘me echó de su cuarto/ gritándome/ no tiene profesión/ tuve que enfrentarme a mi condición/ en invierno no hay sol’. Y ya sé que no, Mercedes. Hay esta maldita lluvia que nos congela y hay tu recuerdo menos mal.”



En general me pareció una buena antología sobre este tema, a pesar de que hubo cuentos que me gustaron y otros que no. Estoy segura de que cualquiera que lo lea disfrutará leyendo los cuentos, algunos más que otros tal vez, pero en general les parecerá una antología interesante. Se lo recomiendo sobre todo a la gente que como a mí les guste leer novelas o relatos relacionados con guerras.




¿Y bien? ¿Les llama? ¿Les gusta esta clase de libros con relatos cortos? ¿O el tema no les atrae demasiado?

Besotes ^^

6 comentarios:

  1. Mis padres siempre me han hablado de la guerra de las Malvinas y del mal gobierno Argentino, sin dejar de lado el nuestro xD Por eso me llama un tanto este libro y de los cuentos Las Otras Islas. Besos pequeña! ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola! Aunque el genero no es lo que me suele gustar, el libro parece ser muy interesante, ademas de que toca una parte historia muy importante de nuestro país.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola! :)

    No me interesan ese tipo de historias, pero que bueno que pudiste encontrar entretenidos algunos de los cuentos.

    Besos :3

    ResponderEliminar
  4. No sabía de el pero me llama la atención aunque no he leído nada del estilo n.n
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Es la primera vez que escucho de esta antología, suena interesante pero no es mi tipo de lectura.

    saludos!

    ResponderEliminar
  6. No habia escuchado de este libro, se ve bastante bueno :D tu reseña me llama! Saludos!

    ResponderEliminar